Unha mensaxe para vós de Iñaki Gabilondo

gabilondo

Foto: Xoán A. Soler, La Voz de Galicia

Nestes tempos convulsos e incertos, non está mal que alguén que sabe do que fala vos transmita ánimo. Como sabedes, o pasado martes entrevistei a Iñaki Gabilondo para o xornal. Por riba do que está publicado, Gabilondo fíxome chegar unha mensaxe para vós que procedo a transmitir e que, xunto coa intervención de Manuel Guisande e o que eu, modestamente, tento darvos en clase, aporta -penso- esperanza para que non deixedes de confiar no futuro.

“Que no se olviden de que lo que está pasando, está pasando. Pasando [hace un gesto con la mano para indicar que es algo que discurre] La gente joven tiene la perspectiva de que lo que ahora hay es lo que siempre va a haber. Y esto va a cambiar mucho. Que tienen que prepararse para muchas novedades que se van a producir, pero que no se desesperen, porque esta situación no está solidificada, está en circulación hacia otras. A lo mejor peores, pero hacia otras. Cuando yo hice periodismo, hice periodismo porque quería trabajar en la radio. Cuando terminé periodismo no se podía dar información en la radio, era obligatorio conectar con Radio Nacional de España, la información se hacía mediante subterfugios. Hora 25 se llamaba “un programa de cuestiones actuales”, no se podía decir que fuera un programa informativo. Pero yo hice periodismo porque quería trabajar en la radio y pensaba que aquello no podía tardar. Efectivamente, no tardó: catorce años. Las circunstancias y los movimientos que se dan en la vida tienen que tomarse en consideración para no caer en la desesperación. Yo conocí el periodismo como un oficio que nadie quería ejercer. Luego como un oficio que todos querían ejercer. Luego como la última moda, luego como la última mierda. No hay que hacerle caso a ese tipo de cosas, las corrientes van sucediéndose y la vida es muy larga. Por eso me parece un error muy grande lo que dijo el ministro Wert, cuando dijo que no sigáis solo vuestra vocación, sino que penséis en cosas que tengan posibilidades: Eso es algo completamente inadecuado y completamente impropio de una persona adulta. Una persona adulta que sabe de la vida, lo que precisamente os tiene que decir es: ¡Agarraos a vuestra vocación, y sabed que las vueltas de la vida se van a producir, pero agarraos a vuestra vocación, no os apuntéis en la coyuntura. Hasta hace cinco años la arquitectura era el oficio más chollo de todos, y ahora están todos parados. Hay que tener perspectiva y apuntarse a la esperanza, aunque entiendo que es dificilísimo”

 

.

 

Deja un comentario